19 septiembre 2012

Trampling, la mágia de dos almas entrelazadas




Para muchas personas esta disciplina consiste en pisar al sumiso o esclavo y utilizarlo como un trozo de alfombra, olvidando en muchas ocasiones que un mal paso y más si vas en tacones puede dar como resultado lesiones no solo externas, sino internas de una elevada gravedad.

A la hora de tomar contacto con esta disciplina, hemos de tener en cuenta varios puntos básicos:

  •       La persona que va a aguantar nuestro peso ha de tensar la musculación de su cuerpo para sostenernos, de el dependerá nuestro equilibrio y seguridad también. 
  •    Si vas a practicar trampling por primera vez, hazlo con los pies descalzos para sentir la musculación de tu sumiso/esclavo tensarse al notar tu peso, es conveniente que si no tiene experiencia, él se encuentre tumbado sobre su pecho de esta manera disfrutareis de la experiencia sin exponeros a lesiones innecesarias. Ambos tendréis que aprender a ser uno solo.
  •    Es importante saber donde se pisa,  un estudio básico de la anatomía humana nos indicará los puntos que debemos evitar a la hora de pisar.
  •    El segundo paso es aprender a pisar con calzado, utiliza un calzado plano y cómodo para los primeros contactos, la forma de pisar cambia, tendrás que aprender a andar sobre él. 
  •   Cuando te sientas seguro con el calzado, se puede introducir un zapato de tacón, debes recordar que el tacón se utiliza para marcar y aplicar dolor allí donde tú decides, pero no estás pisando el suelo de la calle, sino un ser humano, un tacón de aguja puede atravesar la piel y el musculo si tu resbalas, por eso has de sentirte segura al pisarlo, una opción para ello es utilizar un punto de sujeción.  A la hora de caminar sobre un cuerpo desnudo con tacones, utilizamos la zona delantera del pie (falanges y metatarsianos), como cuando caminamos de puntillas o se baila ballet, solo apoyaremos el talón (tarsianos) para realizar la presión que deseemos en su cuerpo desnudo.

Ser pisado es muy excitante y más cuando es uno de tus fetiches o fantasías, pero has de ser consciente de los daños que se pueden ocasionar si no se sabe hacer. El trampling, disciplina tomada muy a la ligera por muchas personas, puede ser mágico, excitante y convertirse en una adicción, pero, si no sabes lo que haces puedes provocar lesiones internas. Ante todo debemos recordar el sano, seguro y consensuado o al menos intentar que lo sea en la mayor medida de lo posible.

Esta es mi manera de practicarlo, no es una verdad universal, ni pretendo sentar un precedente, a mi me enseño un swicht a practicarlo y he intentado explicar de la mejor manera posible los conocimientos que esta persona aporto a mi vida.

Así es como aprendí yo, y gracias a ello, en la actualidad, puedo bailar sobre el cuerpo desnudo de mi sumiso sin riesgo a lesiones ni daños y garantizar un momento mágico, placentero y memorable ....

2 comentarios:

  1. Una magnífica introducción y perspectiva de la práctica Nefertiri.

    Coincido contigo que muchas personas la toman a la ligera si bien es cierto que normalmente no suelen pasar de colocarse sobre la espalda y nalgas del sumiso de forma estática por el desconocimiento que tienen tanto de la faceta en sí como de los conocimientos anatómicos adecuados.

    Por extraño que parezca, en mi andadura he podido ir apreciando que (generalizando con los riesgos que ello siempre supone) un amplio número de personas es reacia y poco dada a aprender y formarse en todo aquello que exige un tiempo y dedicación perdiéndose muchas veces el descubrir nuevas sensaciones, aspectos y umbrales de entrega, sometimiento, sumisión, placer y deseo solo alcanzables desde el exhaustivo estudio y conocimiento de aquello que se supone te realiza y apasiona.

    Aprovecho para felicitarte por el blog, Me gusta el estilo y sobre todo la orientación del contenido.

    ResponderEliminar
  2. Por cierto, disculpa que no me haya identificado, soy perro_esclavo.

    ResponderEliminar